Por qué pasarse a la cosmética Eco

La cosmética ecológica está en auge, es un hecho.

En países como Australia, EEUU o Inglaterra es tendencia, pero lo cierto es que la Industria de la cosmética natural lleva ya un par de décadas intentando hacerse un hueco.

Al igual que en la alimentación cada vez más personas se dan cuenta de que lo que consumimos internamente tiene un gran impacto a nivel metabólico, la calidad de la sangre, las hormonas, la regeneración de los tejidos, la masa ósea, la inflamación sistémica todo ello  se puede regular en gran medida con la alimentación y el estilo de vida.

Resulta por tanto lógico preguntarse acerca de lo que nos aplicamos en la piel.

Cada vez hay más personas que sufren la llamada piel atópica o Síndrome químico múltiple  y si bien es cierto que hay que mirar las causas internas como un desequilibrio en la flora intestinal o un desequilibrio hormonal el hecho de utilizar productos llenos de sulfatos agresivos y perfumes no ayuda en absoluto a tener la piel sana.

De hecho nuestra piel, el órgano más grande del cuerpo humano, nos habla y muchas veces nos indica que algo no está funcionando como debería.

En mis posts sobre los mitos en la cosmética ecológica explico que no es cierta la famosa frase:  “El 60% de lo que te aplicas en la piel se absorbe y llega hasta el torrente sanguíneo“. Lo correcto sería decir que entre un cero y un cien por cien de lo que te aplicas en la piel puede ser absorbido,  ya que esto depende de factores como la zona del cuerpo, la temperatura o el producto que te aplicas (los aceites esenciales sí que pueden llegar al torrente sanguíneo).

Algo que también explico  es que muchas veces se piensa que un producto no ecológico está lleno de tóxicos que te van a enfermar cuando la mayoría de las veces el ingrediente principal es agua destilada.

En este post quiero hablar de lo que aporta la cosmética ecológica, no de lo que no contiene. En breve sí publicaré una guía con químicos a evitar bien sea porque son tóxicos, disruptores endocrinos o porque no se sabe a ciencia cierta su impacto en el cuerpo.

Este es mi enfoque como formuladora y esto es el que quiero transmitir a la gente que le interesa el tema.

El hecho de querer utilizar maquillaje si tienes la piel hipersensible o si simplemente no quieres aplicarte productos tóxicos ya no tiene que ser un problema. Hoy en día ya es posible camuflar una ojera con un producto 100% natural a base de manteca, aceite de calidad, extractos botánicos , vitaminas y pigmentos naturales. Las posibilidades de formular productos con ingredientes naturales es infinita y realmente si aprendemos a conocer nuestra piel podemos darle lo que necesita. Yo por mi parte sigo buscando y descubriendo nuevos extractos, nuevas sinergias, nuevos aceites,  plantas en polvo , ceras o mantecas que nutren la piel dando resultados sorprendentes. Por ejemplo el aceite de semilla de higo chumbo, que me trajeron directamente desde Beit Hanun , en Marruecos tiene 1000 mg en 100 g de vitamina E  (frente los 620 mg del aceite de argán o los 320 mg del aceite de oliva) o la cúrcuma en polvo mezclada con hidrolato de manzanilla romana es capaz de curar un granito en una sola noche.

También es cierto que no todo lo 100% natural es bueno para tu piel. Hay productos usados en las famosas recetas DIY, como el bicarbonato o el limón, que tienden a alterar el manto ácido de la piel y hay tener mucho cuidado al utilizarlos.

Mi enfoque se encuadra dentro de la filosofía Slow beauty, en la que no solo se tendrá en cuenta la cosmética natural de calidad sino la alimentación, la meditación, la respiración consciente, el descanso y los rituales diarios  entre otras cosas.

El simple hecho de limpiarte la lengua cada mañana al despertar, cepillarte el cuerpo en seco antes de entrar a la ducha o realizarte un corto pero efectivo masaje en el rostro mientras te aplicas un aceite adecuado para limpiarte el rostro son gestos que no hay que menospreciar y que te ahorrarán muchas arrugas y bolsas en los ojos. 

En mi blog encontrarás reviews de productos de los que estoy enamorada, maquillaje que además de embellecerte no te estropea la piel , recetas de productos que podrás hacer tú mismo o alimentos que harán que no  envejezcas antes de tiempo.

Porque hay que estar en sintonía con el paso de los años, no tiene sentido intentar aparentar veinte años menos pero tampoco estar apagada y parecer  que tienes diez más. Para ello la naturaleza siempre está de tu lado, si respetas los ciclos de luz, cuidas la alimentación y procuras no llevar una vida sedentaria ya tienes gran parte del camino hecho.