Navidad Minimalista

Ana Santamarina Navidad Minimalista

 

El mes de diciembre ha comenzado y hemos entrado de lleno en las preparaciones de las fiestas. La Navidad se ha convertido en la fiesta del consumismo. La mayoría nos estresamos mucho antes de que empiecen las fiestas, y nos quedamos agotados cuando terminan.
En este artículo os voy a hablar de 5 aspectos de la Navidad a los que podemos aplicar el minimalismo para tener unas fiestas que realmente nos aporten paz y amor.

 


1. Hacer regalos:

La mayoría hemos sentido la presión de tener que hacer regalos por compromiso, porque es la tradición, es lo que se espera de nosostros y no queremos quedar mal.
Hacer regalos es maravilloso… cuando se hacen con ilusión! Me parece tan bonito e importante, que me resulta casi ofensivo hacer regalos por obligación.
No hay regalo más bonito que que el que se hace espontáneamente en cualquier momento del año, simplemente porque te apetece.
Claro que nada nos impide hacer regalos de corazón en fechas especiales.
Los minimalistas prefieren invertir en experiencias antes que en objetos, y esto se puede aplicar muy bien a la hora de escoger regalos. ¡Regala experiencias!
Unas entradas para el teatro, un día en un spa, un curso de fotografía…
También puedes tomarte el trabajo de hacer un regalo personal, como armar un vídeo o un ábum de fotos con vuestros mejores momentos.
Otra idea estupenda es regalar tu tiempo. Dedica un día a limpiar el jardín de alguien, o a pintarle las paredes, llevarle a algún sitio bonito.
Muchas veces, el mejor regalo que puedes hacerle a una persona es una visita. Invierte tu tiempo y tu dinero en ir a visitar a las personas que te importan. ¿Qué puede ser más valioso que ésto?
Hay muchas opciones para hacer regalos no materiales. La cuestión no es ahorrarse el dinero, sino regalar algo que tenga sentido y satisfaga a todas las partes implicadas.
Si disfrutas comprando regalos, ¡adelante! Pero si sientes que es una carga, plantéate una alternativa.
Tal vez puedes hablar con tu familia y llegar a un acuerdo común, y es posible que todos se sientan aliviados. Puedes proponerles poner todo el dinero de regalos en un fondo común y regalaros una cena en un restaurante elegante, o hacer un viaje juntos.

2. Recibir regalos :

Especialmente si estás integrando el minimalismo en tu vida, te sentirás incómodo con los regalos de Navidad. La clave aquí es la comunicación, una vez más.
No tengas reparo de explicar a tu familia lo que estás haciendo y por qué. Libérales de la obligación de regalarte algo, pero no les prives del placer de hacerlo si les hace ilusión. Pídeles que te regalen cosas que necesites, o que te regalen experiencias.
Si a pesar de todo te regalan cosas que no necesitas y no quieres acumular en casa, da las gracias, disfrútalo durante una temporada, y después déjalo ir con agradecimiento.


3. Festejar y reunirse:

Pocas cosas son tan importantes como la unión familiar, pero se da por supuesto que especialmente en Navidad tenemos que sentirnos felices y con una necesidad inusitada de estar con la familia. Y aunque quiero pensar que a la mayoría nos gusta pasar tiempo con los nuestros, lo cierto es que la vida no se detiene en Navidad. Todos tenemos asuntos entre manos y muchas veces no es el mejor momento.
Viajar en estas fechas es mucho más caro y estresante que en cualquier otro momento del año. Además, muchos tenemos trabajo extra en esta temporada y sencillamente no nos viene bien.
Pero nos sentimos obligados y lo hacemos de todas formas, creando a menudo un ambiente de tensión e incluso peleas.
Mi opinión personal es que, al igual que con los regalos, hacer visitas por obligación no tiene mucho sentido y no beneficia a nadie. Me encanta pasar las fiestas con los míos, pero sin duda prefiero aplazarlo para otro momento si siento que no voy a poder dar lo mejor de mí durante estas fechas.

4. Menú navideño :

Quién no ha dicho aquello de “ya después de las fiestas me pongo a dieta”. Hacemos chistes sobre las comilonas de las fiestas, pero si lo piensas, es un tema bastante serio.
Es bonito celebrar con una comida especial, pero para ello no es necesario sobrecargar nuestro organismo y obligar al cuerpo a comenzar el año a marchas forzadas y al borde del colapso.
Los minimalistas eligen la calidad por encima de la cantidad. Apliquemos esta idea a nuestro menú navideño y obtendremos auténticos manjares que al mismo tiempo nutrirán nuestro cuerpo y nos harán sentir bien. Mímate con raciones razonables de ingredientes de lujo, y prepara recetas especiales. Aprovecha para divertirte en la cocina.


5. El significado de la celebración:

No hay que ser religioso para sentir la energía especial que hay en esta época del año. Desde tiempos inmemoriales y en muy diversas culturas se han celebrado diferentes rituales alrededor de estas fechas, que coinciden con el solsticio de invierno y el final del año según el calendario solar. Se está cerrando un ciclo, y es un momento bonito e importante de autorreflexión y preparación para el nuevo año.
A mí me gusta hacer balance del año, preparar mi tablero de visión para el año que comienza, y siento que es un momento especialmente propicio para la meditación profunda. Y aunque no soy practicante, me gusta ir a la iglesia porque me parece que hay una energía especial en estos días.
Celebrar es importante, porque le mandamos al Universo el mensaje de que “esto me gusta, quiero más”. Por eso me parece interesante plantearse conscientemente qué es lo que estamos celebrando, porque eso es lo que vamos a atraer.
Mi opinión es que no importa qué celebres o cómo lo celebres. Lo importante es sentirte en paz y armonía con los que te rodean, y sobre todo contigo mismo.

Os animo mucho a celebrar una Navidad y un fin de año diferentes, llenos de significado y orientados conscientemente a propiciar la manifestación de nuestros deseos en el nuevo año.

 

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Piensas poner en práctica alguna de sus sugerencias? ¿Cómo son las Navidades en tu caso?

 

Si deseas saber más del trabajo como coach de Adriana Coines visita su web  o echa un vistazo a sus redes sociales donde inspira semanalmente a miles de personas a llevar una vida más llena de sentido y priorizando lo esencial en sus vidas.  

YouTube: minimalistamente
Instagram: minimalistamente
Facebook: minimalistamente