Qué es el GHEE y cómo hacerlo en casa

Ana Santamarina Qué es el GHEE y cómo hacerlo en casa

Hoy os voy a hablar de una de las grasas más perfectas para cocinar, viene de la mantequilla , de hecho de ésta se obtienen 3 tipos de grasa:

  • La mantequilla clarificada
  • El ghee
  • La llamada mantequilla noisette.

Mi preferida  es el ghee , entre sus propiedades encontramos :

  • Ser una gran fuente de vitamina k2 ( esencial para la salud ósea y cardiovascular)
  • Buen aporte de vitamina A( un poderoso antioxidante, mejora la vista) y de ácido linoléico conjugado  (ayuda a prevenir la diabetes, y a la pérdida de peso)
  • Contiene más cantidad de ácido butírico que la mantequilla , muy beneficioso para el sistema inmunológico y para reducir la inflamación.
  • Tiene un punto de cocción muy alto( aguanta hasta 250 grados) , más que la mantequilla clarificada , lo que lo hace ideal para todo tipo de platos.
  • También es estable a temperatura ambiente .
  • La pueden consumir personas que no puedan o no quieran consumir lactosa o caseína .
  • Es muy fácil de digerir.

El sabor es delicioso y si lo preparas en casa puedes asegurarte de que proviene de una mantequilla de pasto de calidad y sin sal.

Básicamente la mantequilla está compuesta por grasa, agua y sólidos de leche y cociéndola puedes deshacerte del agua y de los sólidos dejando sólo esta grasa que como ya te he explicado es muy estable para cocinar y tiene múltiples beneficios para tu salud así como para tu piel.

A diferencia de la mantequilla clarificada en la que el proceso de cocción termina cuando el agua y los sólidos de la leche se separan ( y se quedan en la base ) el ghee es cocinado hasta que los sólidos de la leche empiezan a caramelizarse, como el ghee se cocina un poco más que la mantequilla clarificada su color es un poco más dorado.

A su vez para obtener la mantequilla noisette se seguiría cociendo hasta el punto en el que los sólidos se tornan color caramelo más intenso justo antes de quemarse , por eso hay que estar muy pendiente de todo el proceso; el sabor es espectacular pero a diferencia del ghee sí que mantiene los sólidos de la leche y no es una grasa para cocinar sino para añadir en el último momento, para untar o para hornear.

En los tres casos cuando has llegado al punto que deseas,  el líquido se transfiere a un bote de cristal colándolo  previamente con un tela o gasa de quesero .

Esta es la receta tradicional pero puedes añadirle especias, hierbas aromáticas , ajo ,etc. En Yemen por ejemplo es cocinado con fenogreco , unas semillas con infinitas propiedades y un sabor muy particular.

A mi me gusta añadirle miel cruda , puedes añadir una cucharadita al café , el té o a la leche de cúrcuma y batirlo ( está delicioso), también.

 

El ghee es considerado como el oro líquido en la medicina ayurveda , se utiliza en tratamiento para los ojos para mejorar la vista y el cansancio ocular.

Es buenísimo  para la piel , fantástico en quemaduras o eccemas.

Yo encuentro en este caso más interesante utilizar la llamada  Shata Dhata Ghrita   ( literalmente ghee lavado 100 veces) que es una crema que se prepara lavando el ghee con agua y retirando el exceso, normalmente se hace unas 25 veces , se puede comprar por internet  .

En resumen,  no renunciéis a las grasas de calidad, no son un problema para vuestra salud como el azúcar o los carbohidratos refinados, una vez pruebas el ghee es difícil dejar de consumirlo por sus múltiples propiedades y por su delicioso sabor.